5 de enero de 2020

Vuelvo a la carga

Me he pegado un señor descanso y es que llegó un punto en el que me quedé en blanco. Ya no sabía qué más publicar en el blog y preferí desconectar a obligarme a publicar sin saber qué poner, sin ganas ni nada. La cuestión es que, cada vez más, el hobby de las BJD lo llevo de forma más y más relajada. Es fácil tener mil novedades cuando te llegan varias muñecas al año, o cuando compras mucha ropa y/o accesorios y también cuando haces muchísimas fotos de los muñecos o tienes tiempo de hacer fotohistorias. Pero desde luego, ninguna de esas cosas se ajusta a mi situación. Ni compro nuevas muñecas, ni ropa y/o accesorios, ni tampoco les hago muchas fotos... Además, las pocas fotos que hago ya las pongo en instagram y me da cada vez más pereza ponerlas por aquí también.
No quiere decir que haya abandonado el hobby, sigo en ello, pero no tengo el tiempo y los recursos que tenía hace años.
Ya hace tiempo que cambié un poco el blog para que no fuera 100% dedicado a las muñecas, pero realmente nunca llegué a explotar del todo esa vía. Creo que ya ha llegado esa hora. Tengo otros hobbies que me entretienen en el día a día y no suelo hablar de ellos en el blog porque me da la impresión de que no pega con las BJDs, pero al fin y al cabo el blog es mío, no de las muñecas... Es decir, hablo de las muñecas porque es algo que me gusta y me define, pero no voy a dejar de hablar de otras cosas que también me gusten y me definan. Siempre habrá entradas sobre las BJD porque no voy a dejar de coleccionarlas, pero al menos entre tando podré ir enseñando el resto de cosillas que hago, aunque sea para mi misma. Para empezar el propio blog es un hobby, llevo teniendo blog desde hace mil años, mucho antes de tener mi primera BJD (tenía uno alojado en miarroba xD).

En fin, dejando el tocho a un lado, estrenaré 2020 apuntada a un diario viajero con gente del hobby de las BJD. El año pasado empezaron la primera ronda, que duró todo 2019 pero yo no me apunté, ya que se me avecinaba un año complicadillo y la fecha tampoco era la más cómoda para mi. Pero para este año me apetecía mucho y tras pensarlo un poco, he pensado que puedo sacar un rato al mes para poder participar sin problemas.
No es la primera vez que participo en un diario viajero, hasta me hice cargo de organizar uno cuando era moderadora del foro del café articulado, aunque como casi siempre, me vi envuelta en la organización del diario de rebote, no porque se me ocurriera a mi la idea xD. La verdad es que, quitando algunos imprevistos algo puñeteros, fue bastante divertido y me queda el diario de recuerdo decorado por toda (o casi toda) la gente que participó.
También participé en uno espectacular que organizó Inma de Queenland (aka Ryoko), que si no recuerdo mal fui posteando por aquí en su día.
Pero ya hacía tiempo de todo esto. La verdad es que hace tiempo que no hago nada de scrapbooking, pero todavía tengo material a cascoporro y me apetecia mucho, pero mucho volver a ponerme. Ahora que me encuentro mejor la creatividad va volviendo poco a poco a mi y el scrap es una de esas cosas que, aunque no soy una experta ni muchísimo menos, si que es una de esas actividades que me inspiran y me sacan una sonrisa ^^.

¡Ya tengo ganas de que me llegue el primer diario para ponerme manos a la obra!

3 de noviembre de 2019

Scene40: 5. - Sonrisa

Sonó un gran estruendo y Lille se despertó sobresaltada. Miró el despertador pero estaba apagado. Aun medio dormida, estiró el brazo para llegar al interruptor de la luz, pero al darle no ocurrió nada. Una luz blanca inundó la habitación, creando sombras alargadas, extrañas y aterradoras. Otro estruendo sonó y a Lille se le heló la sangre. Se levantó y miró por la ventana. El viento silvaba y rugía como si estuviese enfadado.  La lluvia era fina pero implacable, no paraba de caer agua ni medio segundo, con fuerza, con bailes enérgicos causados por el viento. Era hipnótico.
Tras un largo rato observando la tormenta, Lille se dio cuenta de que la calle y el edificio de en frente tenían electricidad, pero ella no tenía. A oscuras, salvo por los breves momentos en los que los rayos iluminaban la estancia, pudo encontrar una pequeña linterna que usó para encontrar el cuadro de contadores. La verdad es que esas cosas de tocar palancas no eran su fuerte. Lille sabía cocinar y coser, pero no sabía arreglar un grifo que goteaba o cambiar una bombilla. No obstante, se armó de valor y observó atentamente las palancas que tenía delante. Todas estaban hacia arriba salvo un par que estaban hacia abajo. Se puso la linterna entre los dientes y probó a tirar de una de las dos palancas hacia arriba. No ocurrió nada. Tiró de la otra y empezaron a sonar pitiditos de diversos aparatos electrónicos. Satisfecha, hizo un recorrido por la casa para comprobar que todo funcionaba y se volvió a acostar, no sin antes volver a echar un vistazo por la ventana.
"Mañana hará un mal día y no podré ir a la montaña" pronosticó antes de quedarse dormida.
Horas más tarde, los primeros rayos del sol se filtraban por la ventana, sonó el despertador y Lille se lamentaba por no haberlo postpuesto para poder recuperar horas de sueño. Al momento se dio cuenta de que ya no sonaban truenos y que tampoco se oía el viento ni la lluvia. De un saltó, Lille se puso frente a la ventana y observó el exterior. La tormenta había pasado, había algunos charcos de agua, pero hacía un día espléndido. Ni una nube en el cielo y con buena temperatura. Lille sacó su mejor sonrisa mientras se preparaba para pasar un día estupendo en la montaña.

20 de octubre de 2019

Fotos [IV]

Desde mayo no hago un post recopilatorio de las fotos que voy colgando en instagram! Ya me vale.. A ver, tampoco es que haya estado haciendo un montón de fotos, la verdad es que estuve de parón durante todo julio por las vacaciones y después he estado colgando fotos un poco a cuenta cotas ^^U.

Obviamente no voy a colgarlas todas:

Chell
Taika y Erika
Annika
Taika
Katia
Yoko
Chell
Annika
Y eso es todo! Para más fotos, mi instagram xD

13 de octubre de 2019

Scene 40: 4.- Cenicero

Vera se despertó con los rayos de sol que se filtraban a través de la ventana. Apenas recordaba nada de la noche anterior. La luz le cegaba los ojos. Hizo un esfuerzo titánico para poder girar la cabeza y poder abrir los ojos sin que le dolieran. Estaba en la habitación de Diana. ¿Cómo había llegado hasta allí? Ella habría jurado que se había acostado en su propia cama y no en la cama de su compañera de piso. Se levantó con muchísimo esfuerzo. La jaqueca de la resaca era soportable, pero por alguna razón le dolía todo el cuerpo, tenía agujetas. Mientras caminaba por el apartamento, los recuerdos iban saliendo a flote.
Todo empezó cuando Diana y Mike decidieron dar una fiesta en el piso y pusieron una invitación para todos sus contactos en facebook. Empezó a llegar la gente y la bebida. A partir de ahí sus recuerdos se van volviendo cada vez más borrosos. Recuerda escenas, pero no sabe el órden en el que ocurrieron.
Al entrar en el baño, Vera se dio cuenta de que no sabía qué había sido de sus pantalones. Llevaba puesta la misma camiseta que en la fiesta, pero sus pantalones habían desaparecido. Quizá no los había visto y estaban en la habitación de Diana, quizá estaban en su propia habitación, donde aun no había entrado. Mientras se limpiaba la cara, se percató de que todavía no había visto a sus compañeros de piso. Probablemente dormían. Le iba a tocar ir a despertarles para hacer una buena limpieza del apartamento entre los tres. Contempló su rostro, ya sin restos de maquillaje de la noche anterior, aunque con los ojos rojos de no haber descansado correctamente y se dio cuenta de que estaba demasiado cansada para continuar con su rutina de belleza diaria.

Al pasar delande de la cocina, echó un vistazo dentro por si veía a alguno de sus compañeros, pero ésta estaba vacía. Continuó por el pasillo y se paró delante de la puerta de su habitación. Estaba a punto de abrir la puerta para entrar cuando se dio cuenta de que estaba nerviosa por lo que pudiera encontrar dentro. Al fin y al cabo, si ella había dormido en el cuarto de Diana, ¿quién estaba en su habitación?. Tenía la sospecha de que últimamente Diana y Mike habían estado durmiendo juntos, aunque no era nada oficial. Quizá solo habían sido imaginaciones suyas. ¿O quizá se encontraría dentro de su habitación algo que lo confirmara? No es que no pudiese soportar la escena, pero sabía que Diana era muy comedida y vergonzosa. Eso podía causar su marcha del piso y era muy buena compañera. No quería perderla.
Vera estaba tan agobiada por esos pensamientos, que al final se giró a la derecha y prefirió entrar al salón. Estaba todo lleno de botellas de diferentes bebidas, vasos por todas partes, ceniceros, bolsas... Realmente no sabía muy bien dónde poner los pies y se había olvidado de ponerse calzado. Se dirigió al sofá, retiró un cenicero del reposabrazos y por suerte, no tuvo que buscar mucho hasta encontrar una cajetilla de tabaco a la que le quedaban un par de cigarros. Así que se puso a fumar, dejando caer la ceniza lentamente en el cenicero hasta que, un rato más tarde, vio como Mike salía de su cuarto a hurtadillas. Dos minutos más tarde, salió Diana, que se sobresaltó cuando la vio allí sentada.
- ¿Hace mucho que estás aquí?
- En realidad acabo de despertarme en el sofá - dijo Vera, sin saber muy bien por qué mentía.
Diana pareció en parte aliviada, aunque se veía que seguía nerviosa. Al rato Mike apareció fingiendo que acababa de despertarse y ambos se ofrecieron a limpiar toda la casa. Vera insistió en ayudar, pero no la dejaron. Acabó por limpiar el cenicero que había utilizado, para sentir que había puesto de su parte.

6 de octubre de 2019

Almacenaje

Hace un tiempo, me salió una publicación del grupo "BJD Addicts", de facebook, donde alguien preguntaba a los miembros por cómo guardaban las cosas de las muñecas: zapatos, ropa, ojos, pelucas... La verdad es que estuve a punto de pasar de largo, porque pensé que la respuesta era obvia: "¡en cajas!". Entonces vi que la primera respuesta que me salía era de una chica que mostraba la parte baja de la estantería donde tenía expuestas sus muñecas. Eran unas puertas que se abrían y dentro era como un mini armario con toda la ropa de las muñecas colgada. La verdad es que era una pasada. No solo decoraba, sino que era práctico en cierto modo.

Así que, después de ver esa frikada, me puse a ver qué más soluciones de almacenamiento proponía la gente. Las cajas fueron una opción, obviamente. Tanto de cartón como las de plástico que tienen una tapa que tiene dos enganches y son apilables. Pero también vi a gente (con mucho espacio en casa, deduzco) que tenían la ropa colgada en muebles a escala. Surgió el tema de cómo guardar los ojos, ya que algunos pueden ser delicados (por ejemplo si son de resina, es mejor que no les de la luz, o si son de cristal, es mejor que no se rallen). También hubo gente que preguntó cómo guardar la ropa y los zapatos de polipiel, ya que después de una cierta cantidad de tiempo (en principio años) se cuartea y la pieza queda parar tirar.

Para los ojos había quién usaba cajas de miniaturas de warhammer (o de eso me parecieron a mi), pero deduzco que la clave está en cualquier tipo de caja con compartimentos a la que no le entre la luz y en la que puedas poner los ojos sin que se des golpes (eso simplemente con enrollar los ojos en papel de burbujas o algo similar, ya se consigue). En muchas tiendas de los chinos "todo hogar" venden cajitas de cartón o madera compartimentadas, solo que suelen venir con ventanita, si hiciera falta se puede tapar la ventana con una cartulina o lo que sea y diría que es muchísimo más barato que los maletines esos que vi en el post aquel. Además venden esas cajas de varios tamaños y también van bien para guardar los zapatos (yo tengo una de madera y es la que uso para los zapatos tamaño blythe/pullip, aunque necesitaría otra para los zapatos de otros tamaños).
Para los zapatos y ropa de polipiel, simplemente recomendaban quitarlos de las bolsas de plástico donde suelen venir y guardarlos en algún sitio con una bolsitas de bolas de silica. Eso absorbe la humedad y ayudará a que tarde más en cuartearse la polipiel. Aunque la verdad es que había gente que decía que daba igual, que después de X tiempo se estropearía igualmente.
Yo tengo algunos zapatos de polipiel viejísimos que están bien y otros que hace tiempo pasaron a mejor vida. Todo estaba guardado en el mismo sitio con una bolsita de bolas de silica. Si que es cierto que unos zapatos han sido más usados que otros, pero diría que unos de los más usados son los que aun aguantan...

Yo la verdad es que soy bastante simple para guardar las cosas de mis bjd. Lo tengo todo en cajas de cartón, latitas metálicas o cajas de madera. Si está en caja de cartón tiene bolsa de silica (que parece que es importante) aunque la verdad es que suelo dejar las cosas en su embalaje original. No todo, pero es una costumbre que empecé a adquirir por varias razones: para acordarme de dónde compré qué, para que los conjuntos permanecieran unidos y no perder piezas, para que las prendas estén "planchadas" (la mayoría de bolsitas traen un trozo de cartón o papel dentro que mantiene la prenda estirada) y para que todo quede más ordenado. El mayor problema que tengo es que he ido comprando cajas a medida que me han ido haciendo falta, a lo largo de los años, y claro, son cada una de su madre y de su padre xD. No pegan nada entre ellas, hay alguna que ya se me queda pequeña e incluso me gustaría cambiar la forma de guardar alguna de las cosas que tengo, pero como tengo tanta caja ya lo dejo como está. Es probable que un día se me crucen los cables y piense en un sistema milagroso que me vaya bien para guardar todo lo que tengo, de la forma que me gusta y que me quepa en el espacio del que dispongo. Pero hoy por hoy la cosa se queda como está.

29 de septiembre de 2019

Scene 40: 3.- Color

Eran ya las nueve de la noche y Becca seguía de pie, frente al lienzo en blanco, con el té que se había preparado hacía unas horas, ya frío. Estaba con la mirada perdida, dando vueltas a la cucharilla creando un leve tintineo que se veía ahogado por el líquido que había en la taza. No era la primera vez que se enfrentaba al síndrome de la hoja en blanco, pero cada vez le ocurría más a menudo.
De repente pareció despertar de una especie de trance, respiró hondo y pegó un largo sorbo de su té. En ese momento se dio cuenta del rato que había pasado allí de pie, ensimismada. Se percató de que apenas entraba luz por la ventana y que estaba casi en penumbras. Volvió a mirar el lienzo con tristeza y decepción mientras se dirigía hacia el interruptor de la luz. Solo un concepto le rondaba la mente: "Fracaso". Por un lado temía entrar en una espiral de auto-compasión y auto-destrucción que le impidieran volver a centrarse y pintar, pero por otro lado deseaba con todas sus fuerzas encontrar, en su estado de ánimo, la inspiración para crear algo nuevo.
Cerró los ojos e intentó agudizar los sentidos. Muchas veces había conseguido salir de su bloqueo gracias a los sonidos o ruidos que escuchaba desde su habitación. Nada. Ningún sonido inspirador, ninguna forma que le viniera a la mente. Decidió salir a dar un paseo.
Por la avenida vio coches pasar, parejas paseando, grupos cenando en las terrazas de los bares, adolescentes sentados en el parque riendo y hablando a voces... Pero no encontraba su inspiración. Mientras volvía quiso rodear un poco y pasó por una calle que no conocía mucho. Allí vió una chica delante de un portal. Parecía que estaba esperando a alguien, se la veía inquieta, mirando hacia el final de la calle, buscando. Llevaba un abrigo largo, negro, de imitación de piel, con la parte del cuello, los puños y la parte baja de pelo largo. Eso hizo que Becca se fijara en ella, además de sus llamativos pendientes dorados y brillantes. Era realmente bonita e iba perfectamente maquillada. El color de sus labios era de un rojo intenso, al igual que el color de su vestido, que se podía intuir cuando caminaba hacia el borde de la acera y el abrigo se le abría un poco. Llevaba un recogido que Becca pensó que no le favorecía tanto como el resto del conjunto y se la imaginó con el pelo suelto.
Pasados unos minutos, la chica se percató de que Becca la observaba desde el otro lado de la calle. Becca enseguida notó que eso la había molestado y continuó andando para volver a casa. Al momento, un coche elegante, con las ventanillas tintadas paró delante del portal y Becca vio por el rabillo del ojo cómo la chica se subía con una gran sonrisa.
Cuando Becca volvió a su habitación y se encontró delante del lienzo solo tenía en mente esa combinación de colores: negro, rojo, dorado y esa blanca sonrisa.


***
Hace más de 9 años que empecé con el Scene (era solo Scene20 en aquella época) y solo había hecho 8 relatos. Cuatro de ellos forman parte de las historias principales que tengo (aunque hay alguno que es tan antiguo que debería retocarlo o rehacerlo). Es decir, no son relatos para el Scene, sino que son capítulos de las historias que cumplen con el Scene. Y el resto o son de personajes que ya no tengo o que han cambiado tanto las historias que ya no se ajustan a lo que escribí, o son de personajes que nunca llegaron a ser resina...

La cuestión es que estaba mirando qué publicar y me ha dado hasta vergüenza tener esto tan olvidado. He querido continuar, porque era algo que en su día me pareció divertido, pero que por falta de tiempo, ganas y demás, no pude continuar.
Se que soy una patata escribiendo, pero en fin, lo hago solo por diversión.

22 de septiembre de 2019

Maquillajes

El otro día hice una entrada para hablar sobre el maquillaje de Vera y desde entonces voy pensando en los que me faltan. Me gustaría finiquitar el tema de los maquillajes cuanto antes, siempre que mi bolsillo me lo permita, claro está. De hecho, si no fuera por mi indecisión de a quién mandar a maquillar las cabezas y por el dinero, creo que es un tema que tendría más que zanjado, porque es lo que hace que sienta que tengo las muñecas "a medias".

Ahora mismo tengo 4 muñecos a los que tendría que mandar a maquillar. Dos de ellos no tienen maquillaje, por lo que está claro que lo necesitan xD pero las otras dos.... bueno, lo que necesitan es un cambio.
Por un lado está Vera, que ya hablé de ella.

Por otro lado está Kannen, es decir, la cabeza de mini Kamu y tengo una especie de idea general de lo que quiero, aunque ni idea de a quién mandársela. Me encantaría probar con hydranemone, porque me encanta cómo maquilla, pero mandar a francia no es que sea una idea que me entusiasme. También he pensado en varias maquilladoras locales. El problema es el siguiente: las más top casi siempre hacen solo chicas y los poquísimos chicos que han hecho no los hacen con un estilo que pueda ayudarme a hacerme a la idea de cómo quedaría Kannen hecho por ellas. De las de gama media hay alguna que igual me lo podría hacer (y dicho sea de paso, a un precio que me vendría genial) pero dependiendo de la maquilladora ocurren varias cosas: o no tiene muchos ejemplos de chicos (o directamente no tienen ningún ejemplo de chicos), o el nivel es un poco bajo y se notaría mucho la diferencia al lado de Yoko (hay que tener en cuenta que Yoko es la pareja de Kannen y me la maquilló Rakeru-sensei). Hay una chica que hace taeyangs que me encanta cómo maquilla, pero el problema es ese, que hace taeyangs, no se si me haría un msd (y tampoco se lo que me cobraría, si yo pudiese pagar lo que fuera, preguntaría, pero teniendo mis límites, me da cosa).
A todas estas, la idea para Kannen es hacer un chico punk un poco macarrilla. Realmente el maquillaje podría ser desde muy detallado a muy normalito (y complementar con ropa y accesorios) pero es importante que tenga calidad para que no quede raro al lado de Yoko. Sobre todo me importa que no tenga carita de niño bueno o que se le vea muy femenino, porque eso es lo que me hizo aborrecer al Seorin.
Se que hay muchos/as maquilladores/as que podrían hacer un trabajo brutal, pero son de otros países (estados unidos, rusia, canadá, malasia, tailandia creo que también...)... y a mi me da vértigo mandar tan lejos. Además, si ya el precio del maquillador/a es elevado, añadir el envío ida y vuelta (que no es precisamente barato) más posibles aduanas, se me dispara demasiado el total. Creo que siempre será un sueño sin cumplir.

Y después tengo a Katja y Marie. En principio las tengo "recién maquilladas" y lo pongo entre comillas porque ya hace tiempo que me las devolvieron maquilladas. Pero es que por más que las miro, no acaban de cuajarme. Quizá Katja si que podría quedarse como está, pero Marie no me convence nada. Cometí el error de pedir que me las hicieran a juego, porque en teoría son hermanas. Pero debí pedir un par de maquillajes naturales, sencillos, que les fueran bien a cada una independientemente de la otra, porque al fin y al cabo, cada una tiene un skin diferente (muy diferente). La maquilladora se obsesionó más de la cuenta con la idea de que se parecieran y en realidad no era tan importante para mi. No me expliqué bien.
Al final eso condicionó mucho los maquillajes y no quedaron tan bien como podrían haber quedado si se hubiese centrado en hacer unos maquillajes naturales y sencillos sin más.
Hay que añadir que son dos muñecas tan skin y concretamente Marie es oscurita, de un tono bastante complicado. La verdad es que el maquillaje que llevaba Marie me encantaba, era precioso, pero se me cayó de cara y se le desconchó la nariz. Si no hubiese sido por eso, aun llevaría el maquillaje que le hizo Kao-chan, que es el que tenía cuando la compré. Por desgracia Kao-chan ya no hace encargos de maquillaje. Si no, le mandaría de nuevo la cabeza de Marie y que hiciese lo que le diera la gana, lo que le inspirara. Porque de verdad que, aunque no sea una maquilladora de las más top, tiene un estilo encantador y sobre todo para maquillar a su propia creación (Marie es mi Cosita de Ken no Kokoro).
Pero visto lo visto, es posible que contacte con Mel, que también me gusta mucho cómo maquilla, para ver qué tal se ve con el reto del dark tan. Si le parece bien le pediré que me haga por lo menos el maquillaje de Marie, todavía tengo que pensarme bien lo de Katja. Nada muy ambicioso, simplemente un maquillaje sencillo y natural.
Pero tengo que finiquitar este tema, porque lo que no puedo hacer es seguir con estas dos así, maquilladas pero sin que me acabe de convencer el maquillaje y por lo tanto sin enseñarlas nunca.


Si algo me está enseñando la experiencia de los maquillajes, es que no es buena idea mandar a maquillar a lo loco. Es mejor esperar que darle las cabezas a alguien que no sabes si va a hacer lo que tu quieres por quitártelo de encima, o por compromiso, o porque es más barato. Está claro que si tienes un límite de presupuesto no puedes hacer nada, pero si solo puedes invertir X, mejor buscar dónde va a estar mejor invertido tu dinero y no tener que arrepentirte después de un tiempo y tener que volver a gastar. En fin, de los errores se aprende!